¿Cómo innovar en entrenamiento en corto tiempo?

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Las personas tienen cada vez menos tiempo para el aprendizaje formal. Seguir abordando este reto de la manera tradicional no es suficiente para cerrar las brechas de desarrollo. Existe una gran oportunidad de crear una solución adecuada, enfocada en habildades particulares y en el momento oportuno: El microlearning.

Las personas tienen cada vez menos tiempo para dedicar al aprendizaje formal y las áreas de gestión humana y de negocio tienen que hacer más esfuerzos por lograr la atención y disponibilidad de agendas para convocar a las personas para enseñarles.

Seguir abordando este reto de la manera tradicional no es suficiente para cerrar las brechas de desarrollo de las personas. Cuando los colaboradores tienen un rol pasivo en su aprendizaje y deben esperar por la oferta de formación de la empresa se reduce su crecimiento, la agilidad de la organización y su capacidad para alcanzar resultados. 

Aunque esa forma busca eficiencia y alineación de conceptos tiene varias desventajas: 

  • El aprendizaje sucede cuando no se necesita y se olvida fácilmente.
  • Una solución igual para todos no siempre resuelve necesidad particular, forzando a las personas a ver temas que no necesitan o ya conocen; reduciendo la conexión con las verdaderas necesidades y por lo tanto la motivación para aprender.
  • Las personas pierden tiempo buscando contenido por su cuenta, que no siempre tiene la calidad necesaria. 

Frente a estos retos, existe una gran oportunidad para las áreas de formación y desarrollo de crear una solución oportuna, enfocada en habilidades específicas y adaptada a las necesidades particulares en un momento dado. El microlearning se convierte en una poderosa solución que resuelve las exigencias de una nueva forma de vivir más agitada, de trabajar más dinámica y de aprender oportunamente.

¿Qué es microlearning?

Son pequeñas cápsulas de aprendizaje, fáciles de “consumir” cuando las personas lo necesitan, sobre los temas que les interesan. 

Esta nueva forma de aprender les da a los colaboradores un rol activo, con la flexibilidad de acceder a un tema específico y la motivación de hacerlo para cerrar sus brechas de desarrollo o los retos que les impone el negocio en el día a día, mejorando su desempeño. 

Normalmente las cápsulas están diseñadas para formatos digitales con acceso desde diferentes dispositivos, especialmente móviles. El microlearning llegó para quedarse, como lo menciona un estudio realizado por ATD (Asociación para el desarrollo del talento) en 2017 y es una tendencia de 2020. Se convierte entonces en parte de la oferta de aprendizaje, que enriquece la experiencia de desarrollo de los colaboradores y mejora sus capacidades.

¿Qué ventajas tiene el microlearning ?

Con la flexibilidad que brinda, funciona muy bien para crear diferentes tipos de experiencias: para un tema particular o como complemento de la oferta actual de desarrollo virtual o presencial (pretrabajo, seguimiento o refuerzo).   Permite dirigir con alta precisión el objetivo a lograr, a través de un comportamiento a aplicar.  Otra ventaja es que, al ser de corta duración, su producción y mantenimiento requiere un menor esfuerzo que otras intervenciones, sin que esto reduzca su impacto; además puede construirse progresivamente.

El microlearning está lleno de posibilidades

Aplica para diferentes temas, audiencias y momentos de los colaboradores:

  • Puede dirigirse a diferentes audiencias. En general a cualquier persona en la organización; el contenido determina el nivel o el área. Aunque se usa con frecuencia para personas de alta movilidad, alto uso de dispositivos móviles, como operaciones, fuerza comercial o servicio al cliente. También es útil para personas con poco tiempo para aprendizaje síncrono (virtual o presencial).
  • Sirve para desarrollar tanto habilidades blandas como conocimiento técnico y puede abordar temas de producto o regulatorios. 
  • También puede usarse en diferentes momentos y con variados objetivos como la inducción, el conocimiento de un nuevo producto, la implementación de procesos, entre otros. 

¿Cómo construir microlearning?

Más allá de la variedad de herramientas de creación de contenidos, de las plataformas especializadas, o de las posibilidades que ofrecen los tradicionales LMS (Learning Management System), vale la pena partir de varios principios:

  1. Cambiar la aproximación de lo deseable por lo necesario. Como dice Carla Torgerson “el microlearning es lo justo”, es decir, las microcápsulas resuelven un problema y solo un problema. En este punto, es clave lograr que los expertos editen su contenido o los curadores seleccionen lo más relevante para no saturar, y que se pierda lo micro.
  2. Utilizar recursos atractivos. Los videos e infografías son los recursos más frecuentes, aunque también son muy útiles los juegos (gamificación) y vale la pena evitar interminables lecturas sin importar su formato. También puede enriquecer la cápsula con recursos que le permitan a la persona conectarlo con su realidad (formatos, guías, tips, vínculos para profundizar).
  3. Practicar en simulaciones y ejercicios basados en escenarios. Acercar a las personas a las situaciones donde aplican los conceptos y brindar retroalimentación inmediata estimula la memoria de largo plazo. Además, así reconocerán los momentos en que van a cambiar sus comportamientos y aprenderán de sus posibles errores. Será mucho más poderoso que enseñar conceptos y medir la memoria.
  4. Enfocarse en la persona y dar flexibilidad. Pensar en las necesidades y los intereses de las personas para que elijan qué aprender cuando lo necesitan. Si bien puede existir un camino recomendado, uno de los mayores valores del microlearning es dar la oportunidad de decidir. 
  5. Incluir autodiagnóstico. Las personas se motivan a aprender cuando identifican la necesidad, los autodiagnósticos incentivan mucho el proceso y hacen relevante el aprendizaje. Desde una trivia hasta una calificación con recomendaciones específicas.
  6. Motivar el uso y anunciar nuevos contenidos. Utilizar diferentes canales de comunicación de la organización para difundir y promocionar su uso. 

El valor es, por supuesto, lograr que cada cápsula condense por sí misma contenido valioso para las personas, pueda accederse fácilmente y consultarse varias veces. 

En resumen, es una estrategia que se adapta a la forma de aprender actual; que puede crear una cultura de autoaprendizaje incrementando la agilidad y precisión con la cual se desarrollan competencias en la organización. “Micro” no quiere decir que sea de bajo impacto.


Conoce la experiencia y prueba una capsula por una semana

Ingresa tus datos y recibirás acceso a nuestra plataforma para probar una de nuestras microcápsulas por una semana

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Federico Ulloa

Federico Ulloa

Federico es Socio y consultor senior de 361°. Ingeniero Industrial de la Universidad Javeriana. Maestria en Mercadeo del CESA. Tiene experiencia de más de 13 años como facilitador internacional (Perú, Ecuador, Venezuela, Panamá, El Salvador y Colombia) y diseñador de experiencias aprendizaje presencial y virtual.

Otras entradas desde nuestro blog